• EPICURO

    EPICURO (341 – 270 a. C.) CARTA A MENECEO. SELECCIÓN DE FRAGMENTOS

    (Selección de Carta a Meneceo, de R. Verneaux, Textos de los grandes filósofos, Edad Antigua, Herder, Barcelona, 1982, págs. 93 a 97)

    Prof. ILSU. Helena Rodriguez

    Edición y montaje: Prof. Viviana Linale


    Cuando se es joven no hay que vacilar en filosofar, y cuando se es viejo, no hay que cansarse de filosofar. Porque nadie es demasiado joven o demasiado viejo para cuidar el alma. Aquel que dice que la hora de filosofar aún no ha llegado, o que ha pasado, se parece al que dijese que no ha llegado aún el momento de ser feliz.


    En primer lugar, debes saber que Dios es un ser viviente e inmortal y bienaventurado. Porque los dioses existen, pero no son como los cree la mayoría de los hombres. De ahí procede la opinión de que los dioses casan a los malvados los mayores males, y a los buenos los más grandes bienes.


    En segundo lugar, acostúmbrate a pensar que la muerte nada es para nosotros, puesto que el bien y el mal no existen más que en la sensación, y la muerte es la privación de la sensación. La muerte no es nada para nosotros, permite gozar de esta vida mortal evitándonos añadirle la idea de una duración eterna. Así pues, el más espantoso de todos los males, la muerte, no es nada para nosotros porque, mientras vivimos, no existe la muerte, y cuando la muerte existe, nosotros ya no somos.


    En tercer lugar, hay que comprender que entre los deseos, unos son naturales y otros vanos. Entre los deseos naturales, unos son necesarios y otros sólo naturales.


    Por ello decimos que el placer es el principio de la vida feliz. Pero no buscamos cualquier placer, sino que en ciertos casos despreciamos muchos placeres cuando tienen como consecuencia un dolor mayor. Por otra parte, hay muchos sufrimientos que consideramos preferibles a los placeres, cuando nos producen un placer mayor después de haberlos soportado durante un tiempo.


    En cuanto al destino, (azar, fortuna o suerte), el sabio no cree. No cree que el azar distribuya a los hombres el bien y el mal, en lo referente a la vida feliz, sino que él aporta los principios de los grandes bienes o de los grandes males.


    • BAUMAN

      TURISTAS Y VAGABUNDOS. Zygmunt Bauman

      (Selección de fragmantos)

      Prof. Ilsu Helena Rodríguez

      Montaje y edición. Prof. Viviana Linale 

      Ser consumidor en una sociedad de consumo

      Nuestra sociedad es una sociedad de consumo. Lo decimos en el sentido profundo y fundamental de que la sociedad de nuestros antecesores, los que sentaron sus bases en la etapa Industrial, era una “sociedad de producción”. Esa forma más antigua de sociedad moderna utilizaba a sus miembros principalmente como productores. Pero en su actual etapa posmoderna, debe comprometer a sus miembros como consumidores.


      En ninguna etapa la sociedad moderna pudo prescindir de que sus miembros produjeran cosas para consumo… en ambas sociedades se consume. La diferencia es de énfasis. Esas distinciones son tan profundas que hacen referencia a una sociedad de consumo. 


      Si los filósofos, entre nuestros antepasados se preguntaban si uno trabaja para vivir o vive para trabajar, el interrogante sobre el cual se medita en la actualidad es si uno debe consumir para vivir o vive para consumir.


      La satisfacción del consumidor debe ser instantánea. Es evidente que el bien consumido debe causar una satisfacción inmediata, pero la satisfacción debe terminar “en seguida”, es decir, apenas pasa el tiempo necesario para el consumo.


      Para lograr esa reducción necesaria del tiempo, conviene que los consumidores no puedan fijar su atención ni concentrar su deseo en un objeto durante mucho tiempo, que sean impacientes, impulsivos, inquietos, que su interés se despierte fácilmente y se pierda con la misma facilidad.


      Para aumentar la capacidad de consumo, jamás se debe dar descanso al consumidor. Hay que mantenerlo despierto y alerta, exponerlo constantemente a nuevas tentaciones para que permanezca en un estado de excitación perpetua, y de insatisfacción permanente.


      • CRÉDITOS Y LICENCIAS

        CRÉDITOS

        Cada unidad contiene  Créditos y Fuentes

        Alojamiento


        Creado por 


        Para



        LICENCIA

        Licencia de Creative Commons

        Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.